El Búfalo

El búfalo de agua pertenece a la familia de los Bovideos, a la sub familia de los bovinos (al igual que los vacunos, al género Bubalus. Es la especia bubalus bubalis. En general su color es negro, tambien gris y bayo. El color blanco significa albinismo y por lo tanto consanguinidad y baja productividad. La conformación de los cuernos depende de las razas o cruzas. Es un animal doméstico, dócil, de temeramento tranquilo, semiacuático, Es un animal domesticado, dócil, de temperamento tranquilo, semiacuático, rústico, longevo y resistente a varias enfermedades. De tamaño grande, mide 1,80 de altura y puede llegar a alcanzar los 1.200 kilos de peso en el caso de los machos, mientras que las hembras hasta los 1.000 kg. Puede ser de color blanco hasta negro, con muy poco pelo en el cuerpo. Los cuernos están aplanados y se curvan hacia atrás, con las puntas separadas. El búfalo de agua tiene preferencia por las áreas encharcadas o pantanosas, donde se sumerge parcialmente y camina sobre el lodo sin mayor dificultad. Es un animal muy dócil cuando ha sido domesticado y es un excelente productor de leche, carne, así como un gran animal de trabajo por su fuerza. Es un animal muy apreciado en el mercado mundial por su fertilidad, rentabilidad, longevidad, producción de carne y productos lácteos y adaptabilidad en condiciones difíciles o críticas. En el mundo existen aproximadamente 200 millones de animales. En India, Pakistán y China se encuentran más de 170 millones de cabezas, mientras que en otros países asiáticos como Tailandia, Indonesia, Filipinas, Vietnam, Bangladesh, Nepal, Sri Lanka, Myanmar, Laos, Camboya, Irán, se concentra otra buena cantidad. Asia en total registra más de 185 millones de cabezas aproximadamente. En Europa, específicamente en Italia, hay 400.000 cabezas y un importante mercado de mozzarella y otros quesos, carne fresca y procesada y semen de alto nivel genético. En América los búfalos están concentrados en Brasil con más de 3,5 millones, Venezuela 2,1 millones, Colombia 500 mil, Argentina 200 mil, Bolivia 45 mil y Paraguay 15 mil.

Region Country Water buffalo population
Africa Egypt 3.504.061,00
Africa Mauritius 25,00
Africa Mozambique, Congo, Sudafrica 2.000,00
Americas Argentina 200.000,00
Americas Belize 632,00
Americas Bolivia 35.000,00
Americas Brazil 3.000.000,00
Americas Canada 2.950,00
Americas Chile 100,00
Americas Colombia 544.238,00
Americas Costa Rica 11.700,00
Americas Cuba 60.258,00
Americas Ecuador 10.000,00
Americas El Salvador 250,00
Americas Guatemala 5.000,00
Americas Honduras 1.500,00
Americas Mexico 30.000,00
Americas Nicaragua 800,00
Americas Panama 4.000,00
Americas Paraguay 15.000,00
Americas Peru 1.500,00
Americas Suriname 891,00
Americas Trinidad and Tobago 6.118,00
Americas United States of America 7.000,00
Americas Uruguay 1.000,00
Americas Venezuela 1.952.813,00
Asia Armenia 717,00
Asia Azerbaijan 176.195,00
Asia Bangladesh 1.485.000,00
Asia Bhutan 531,00
Asia Brunei 2.319,00
Asia Cambodia 651.945,00
Asia China 27.116.250,00
Asia East Timor 125.760,00
Asia Georgia 18.361,00
Asia Hong Kong 329,00
Asia India 114.151.770,00
Asia Indonesia 894.278,00
Asia Iran 199.000,00
Asia Iraq 300.000,00
Asia Jordan 95,00
Asia Kazakhstan 10.414,00
Asia Laos 1.200.040,00
Asia Malaysia 117.707,00
Asia Myanmar 3.790.031,00
Asia Nepal 5.277.819,00
Asia Pakistan 38.848.000,00
Asia Philippines 2.882.655,00
Asia Sri Lanka 308.790,00
Asia Syria 8.000,00
Asia Taiwan 2.057,00
Asia Tajikislar 15.351,00
Asia Thailand 1.258.272,00
Asia Turkey 161.439,00
Asia Vietnam 2.425.105,00
Europe Albania 107,00
Europe Bulgaria 16.730,00
Europe Germany 10.110,00
Europe Greece 4.000,00
Europe Hungary 6.000,00
Europe Italy 477.191,00
Europe Kosovo 400,00
Europe North Macedonia 633,00
Europe Poland 69,00
Europe Romania 19.000,00
Europe Rusia 5.311,00
Europe Serbia 1.000,00
Europe Switzerland 1.200,00
Europe United Kindom 4.000,00
Europe Ukriane 120,00
Oceania Australia 80.000,00
Oceania Guam 94,00
Oceania Micronesia 180,00
Oceania New Zealand 300,00
Oceania Papua New Guinea 6.000,00

Los primeros búfalos llegaron a Paraguay a mediados de 1.954 de la mano de Manuel Ferreira Sosa, quien compró un rebaño de 40 animales en la localidad de Uberaba, estado de Minas Gerais, Brasil. La primera importación comercial bufalera fue en 1.988 por Efthimios Ioannidis, que adquirió 200 búfalos del estado de Mato Grosso y comenzó su crianza en la Colonia Yguazu, cercana a la Ciudad del Este en Paraguay. Su rebaño se incrementó con pequeñas compras adicionales. En el año 1.993 Ionnidis adquirió una cabaña de 50 búfalos de raza Jafarabadi registrados, de alta genética lechera, de la hacienda San José, en la localidad de Franca, estado de San Pablo, Brasil. Su explotación lechera alcanzó a 600 búfalas en ordeño. Fue uno de los productores registrados con la mayor cantidad de búfalos. En la actualidad no se dedica a la producción lechera, pero sus hijos Karin y Thiliio, continúan con la crianza bubalina siendo el hato más grande de Paraguay en la zona de Santa Rosa. Los búfalos fueron criados en estancias medianas y grandes sin lograr un mayor incremento del hato, manejados como una especie exótica que cubría en algunos casos las necesidades de proteína familiar. Los animales eran de raza Jafarabadi, Mediterránea y Murrah. En el 2010 se creó la Asociación Paraguaya de Criadores de Búfalos (APACRIBU), siendo su primer presidente el ingeniero Rubén Bruyn. Actualmente, el ecuatoriano-paraguayo Richard Moss Ferreira, nieto de Manuel Ferreira pionero del búfalo en Paraguay, preside la Asociación y se dedica a la crianza en su Estancia Santa Florencia. Según cifras del Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa) en el año 2.021, Paraguay registró una población bubalina de 12.500 cabezas con 213 productores distribuidos por todo el territorio nacional. Los búfalos predominan en la región oriental con un 67 % por sobre la región occidental que registra un 33 %. Los departamentos con mayor población bubalina son Presidente Hayes, San Pedro y Paraguarí. Actualmente Paraguay es uno de los países menos desarrollados en la producción bufalera a pesar de estar considerado entre los 5 países con mayor cantidad de humedales de América Latina, tierra adapta para el desarrollo bubalino.

Paraguay cuenta con grandes áreas de humedales como el Pantanal Paraguay, las Lagunas del Chaco Central, las Lagunas del Chaco Húmedo, los humedales del pie de Cerrados, los pertenecientes al humedal de Arroyos y Esteros, los del Bosque Atlántico, el bañado de Ñeembucú, y los pastizales inundados. El búfalo es un animal que ha sido utilizado con éxito para el pastoreo en humedales por sus características anatómicas y fisiológicas y por el mayor potencial para la gestión de vegetación en humedales tropicales y subtropicales, ya que puede desplazarse con facilidad en terrenos húmedos y cenagosos. Los búfalos remueven la biomasa de plantas invasoras del humedal y exponen los espejos de agua, en los que se observa diversidad de plantas, semillas y pequeños organismos que son fuentes de alimento para las aves acuáticas. El búfalo aprovecha campos bajos y anegados, bañados, esteros, lagunas someras y llanuras aluviales, sin las modificaciones para el manejo del agua necesarias para otras especies ganaderas. La gran capacidad de los búfalos de convertir la fibra en energía es muy importante en esta zona, donde en los esteros existe una abundante oferta de fibra bruta, como los juncos y pajonales. Estos forrajes, que no son consumidos por los vacunos, los búfalos los usan como alimento, obteniendo buenos índices de engorde. Por estas características el búfalo es una herramienta para ganadería regenerativa y sustentable en Paraguay. Su rusticidad le permite aprovechar superficies subutilizadas y con esquemas de manejo racional, su pisoteo, pastoreo y bosteo, estimulan la regeneración de plantas y suelos, y a través de esto, el crecimiento folicular y la captura de carbono.

La crianza de búfalos surge como una triple alternativa de inversión en el país con importante potencial de crecimiento, tomando en cuenta su alta fertilidad, rentabilidad y adaptabilidad a terrenos difíciles. → Económica: eficiencia, alta rentabilidad, crecimiento sostenido. → Social: equidad y asociatividad. Opción para pequeños y medianos productores. → Ambiental: rehabilitación y conservación de humedales, agua y suelo y adaptación a tierras subutilizadas en condiciones geográficas y medioambientales difíciles.

Se comporta de manera más eficiente que el vacuno, tiene menores costos de insumos, producción y mayor rentabilidad. Puede pastar en tierras anegadas, inundables y de baja fertilidad, que en la mayoría de casos son improductivas y no son aptas para ganadería vacuna. Los porcentajes de preñez y natalidad son superiores. Se destacan por la capacidad de dar cría cada 11 meses, lo que no ocurre con las vacas, que deben esperar de 16 a 18 meses para volver a criar. Sobre el campo natural logra tasas de preñez de sobre el 80% y merma, entre preñez y nacimiento, menores al 3%. La longevidad del vacuno es de alrededor de hasta 5 años en producción, mientras que el búfalo bien manejado puede permanecer en forma productiva más de 15 años. Otra cualidad es que no es selectivo en el consumo de los forrajes. Consume especies que no son aceptadas por el vacuno y que en muchas ocasiones son consideradas como malezas. La cría de búfalos ha tenido un incremento en el mundo entero, considerada como una actividad rentable, que conlleva bajos costos de producción, y el hato crece en forma acelerada como consecuencia de su alta precocidad y productividad. De allí que el negocio de los búfalos se constituye en una alternativa, con gran potencial de crecimiento. Los búfalos tienen una ganancia de peso diaria por su alimentación de 650 gramos en pastoreo, lo que permite que a los 20 meses tengan un peso de 400 a 450 kilos en campo natural. Con ese peso el animal ya puede ser sacrificado, aunque los criadores prefieren llegar hasta los 450-500 kilos. Estas características constituyen una ventaja competitiva frente a la cría de ganado vacuno. Según el colombiano Mariano Gutierrez, experto en ganadería, clasifica las ventajas del búfalo frente a otros rumiantes, que producen carne y leche, de tres maneras: eficiencia biológica, eficiencia zootécnica y rendimientos económicos.

Los búfalos se caracterizan por su crecimiento y desarrollo precoz y adaptabilidad a los diferentes climas. La capacidad de adaptación de los búfalos en cualquier tipo de clima es una ventaja competitiva. Son animales con una gran adaptabilidad, rusticidad y resiliencia.

Los búfalos se desempeñan en poca extensión de tierra y presentan utilización intensiva de pasturas con suplemento de forrajes de baja calidad en pastoreo o con heno. Del búfalo se puede obtener una carne magra, blanda y orgánica, con mayor cantidad de minerales como el hierro y menor porcentaje de grasa y calorías. Las propiedades y proteínas de los productos derivados de los búfalos, es quizá uno de los aspectos que más han llevado a crecer el consumo de los productos bufalinos. La carne de búfalo es considerada como la proteína del futuro: contiene un 40% menos de colesterol, 55% menos de calorías, 11% más de proteínas, 10% más de minerales y casi 100% menos de grasa intramuscular.

La mayor precocidad del búfalo lleva a más rotación y flujo de capital, y su larga vida útil evita altos costos de reposición de vientres, que finalmente se traduce en mayor productividad e impacto económico positivo.